lunes, 4 de mayo de 2009

ROSA DE MADRID

Se acerca San Isidro 2009. Nos preparamos para bailar este chotis:






Nacida en el Madrid de la Bombilla,
de Embajadores y de la Cava,
yo fui la pinturera modistilla
que baila un chotis como el que lava.

Era mi novio mi pasión, mi vida,
era mi alegría, era el mundo entero;
era ese novio que jamás se olvida,
era mi cariño, mi querer primero.

Y decían al mirarme tan dichosa,
es Rosa de Madrid, es Rosa de Madrid,
madrileña la más barbi y primorosa,
la flor de Chamberí,
la flor de Chamberí.

La mocita más juncal y más hermosa,
de labios de rubí,
de labios de rubí,
la que va por esas calles
tan marchosa,
por eso dicen que soy Rosa de Madrid.

Al hombre que yo quise con locura
otra muchacha le idolatraba;
pero él que recordaba mi ternura
por mi cariño la despreciaba.

Entre mis brazos le miró rendido,
y loca de celos, de dolor transida,
buscó en la muerte a su dolor olvido
y en mitá el arroyo se quedó sin vida.

Ahora digo con profundo desconsuelo,
soy Rosa de Madrid, soy Rosa de Madrid,
la que ya nunca podrá tener consuelo,
la flor de Chamberí, la flor de Chamberí.

Hoy elevan sus plegarias hasta el cielo
sus labios de rubí, sus labios de rubí,
pues la muerte hizo imposible ya mi anhelo
y ha de sufrir la pobre Rosa de Madrid.
Publicar un comentario
/pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">