sábado, 20 de noviembre de 2010

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS

Para ver esta presentación, haz clic en la imagen para ir a la ubicación (no me deja embeberla), después ve haciendo clic sobre cada uno de los dibujos para acercarlos, y clic en un espacio en blanco para que vuelvan a su sitio.
Ha hecho los dibujos mi hijo Iván:

http://prezi.com/x9cocw5vku6g/los-derechos-de-los-ninos-y-ninas/




También puedes verla aquí:




Por último, la visión de los derechos de un niño según ALEJANDRO JODOROWSKY, que aporta Yolanda desde su blog HABLEMOS DE LA INFANCIA:

http://hablemosdelainfancia.blogspot.com/2010/11/los-derechos-de-un-nino-segun-alejandro.html

3 comentarios:

hablemosdelainfancia dijo...

Me ha gustado mucho todo lo que has puesto sobre los derechos del niño, Elizana. Gracias.

Aquí va mi aportación:

Algunos otros derechos del niño vistos por Alejandro Jodorowski .

- Deberías tener derecho a ser engendrado por un padre y una madre que se amen.

- Deberías tener el derecho a no ser un accidente ni una carga, sino un individuo esperado y deseado con toda la fuerza del amor, como un fruto que ha de otorgar sentido a la pareja, convirtiéndola en FAMILIA.

- Deberías tener el derecho a nacer con el sexo que la naturaleza te ha dado independientemente del que tus padres anhelaban.

- Deberías tener el derecho a ser tomado en cuenta desde el primer momento de tu gestacíón.

- Deberías tener el derecho a una profunda colaboración: la madre debe de querer parir tanto como el niño o la niña quieren nacer.

- Deberías tener el derecho a tener un padre y una madre protectores que estén durante tu crecimiento siempre presentes.

- Deberías tener el derecho a que te ofrezcan el mayor número de posibilidades para que en el sendero que elegiste, te desarrolles.

- Deberías tener el derecho a poseer un espacio donde poder aislarte para construir tu mundo imaginario, a ver lo que quieras sin que tus ojos sean limitados por morales caducas, a aquello que desees aunque sean ideas contrarias a las de tu familia.

- Tienes pleno derecho a no ser comparado, ningún hermano o hermana vale más o vale menos que tú, el amor existe cuando se reconoce la esencial diferencia.

- Deberías tener el derecho a ser excluido de toda pelea entre tus familiares, a no ser tomado como testigo en las discusiones, a no ser receptáculo de sus angustias económicas. A crecer en un ambiente de confianza y seguridad.

- Deberías tener el derecho a ser educado por un padre y una madre que se rigen por ideas comunes, habiendo ellos en la intimidad aplanado sus contradicciones.

- Si se divorcian, deberías tener el derecho a que no te obliguen a ver a los hombres con los ojos resentidos de una madre ni a las mujeres con los ojos resentidos de un padre.

- Deberías tener el derecho a que no se te arranque del sitio donde tienes tus amigos, tu escuela, tus profesores predilectos.

- Deberías tener el derecho a no ser criticado si eliges un camino que no estaba en los planes de tus progenitores; a amar a quién desees sin necesidad de aprobación, y, cuando te sientas capaz, a abandonar el hogar y partir a vivir tu vida; a sobrepasar a tus padre, ir más lejos que ellos, realizar lo que ellos no pudieron, vivir más que ellos.

- Al final, deberías tener el derecho a elegir el momento de tu muerte si que nadie, en contra de tu voluntad, te mantenga en vida.

Saludos.

Yolanda.

Anónimo dijo...

- Deberías tener el derecho a ser educado por un padre y una madre que se rigen por ideas comunes, habiendo ellos en la intimidad aplanado sus contradicciones.

- Si se divorcian, deberías tener el derecho a que no te obliguen a ver a los hombres con los ojos resentidos de una madre ni a las mujeres con los ojos resentidos de un padre.

- Deberías tener el derecho a que no se te arranque del sitio donde tienes tus amigos, tu escuela, tus profesores predilectos.

- Deberías tener el derecho a no ser criticado si eliges un camino que no estaba en los planes de tus progenitores; a amar a quién desees sin necesidad de aprobación, y, cuando te sientas capaz, a abandonar el hogar y partir a vivir tu vida; a sobrepasar a tus padre, ir más lejos que ellos, realizar lo que ellos no pudieron, vivir más que ellos.

- Al final, deberías tener el derecho a elegir el momento de tu muerte si que nadie, en contra de tu voluntad, te mantenga en vida.


Derechos más difíciles de considerar, valorar y respetar pero no por ello menos importantes para el desarrollo óptimo de un niño.

Saludos.
Yolanda.

elizana dijo...

Magnífica aportación, te lo agradezco, Yolanda.
Un abrazo.

 
ir arriba